De un voluntariado te llevas más de lo que dejas

Helena Díez

Me llamo Helena y aunque no es la primera vez que hago un voluntariado (ni será la última), me parecía interesante compartir mi experiencia en el último que he realizado de la mano de @0plasticmenorca y @yousocialvolunteer.

La razón de elegir compartir esta experiencia y no otra de las anteriores en las que he tenido la suerte de trabajar  es,  por un lado hablar de un voluntariado diferente, y por otro la de dar visibilidad a un tema tan importante como es el La repercusión de la mala gestión del  plástico en el ecosistema y por tanto en nuestras vidas.  

Nunca había trabajado en un voluntariado medioambiental ni me lo había planteado directamente, ya que los voluntariados en los que he trabajado anteriormente los he desarrollado en el Ámbito Educativo, dedicándome tanto a la Educación Académica, como a la Educación en Valores. Pero cuando me llegó la información del proyecto de recogida de plásticos en Menorca, no lo dudé: era el momento y el lugar. El momento porque soy consciente del daño que está causando la mala gestión de los plásticos y quería ayudar y aprender aún más para concienciar a la población. Y el lugar porque ¿qué mejor que empezar en nuestros mares para luego hacerlo extensivo a otros lugares?

Desde mi “ignorancia” he de decir que iba convencida de que el trabajo consistiría en ir a recoger plásticos a las playas donde tiramos o no recogemos nuestra basura, y nada más lejos de la realidad.

Parte del trabajo ha sido recogiendo Micro plásticos. Plásticos de menos de 5 mm que llegan a nuestras playas de maneras diferentes, que quedan enterrados en la arena y causan un tremendo daño porque es muy difícil recogerlos. No conocía la historia de los micro plásticos y ver el daño que provoca algo tan pequeño, y ver la realidad tan de cerca, me ha hecho ser más consciente de lo que está pasando y de lo que estamos haciendo los seres humanos. Me ha hecho recapacitar y mucho.

La parte dolorosa de este voluntariado ha sido el ver directamente la repercusión de la mala gestión del plástico de la que tod@s somos responsables.  He visto el impacto del plástico en vivo, una tortuga muerta por este tema, peces comiendo plásticos, zonas reserva de la biosfera maltratadas, ingentes cantidades de plástico en lugares donde no llegan las personas…. y una larga lista de situaciones dolorosas.

La parte enriquecedora y maravillosa gana la batalla a pesar del pesimismo. He podido comprobar que sí hay organizaciones que luchan por esta causa. Me quedé maravillada de la unión que hay para trabajar este asunto entre los menorquines, desde los más mayores, que me contaban con lágrimas en los ojos que querían ver su isla como cuando eran pequeños, sana y limpia, hasta los más pequeños.

Y decir  que  este voluntariado ha marcado un antes y un después en mi vida (una vez más al realizar un voluntariado), y no me refiero a lo vivido con el plástico, sino a la parte humana, a lo que he aprendido de otras personas, de edades y lugares diferentes, y a que durante el trabajo he tenido momentos de introspección que me han hecho en muchos casos, ver qué necesito cambiar o mejorar de mí misma y ponerme  a la vuelta manos a la obra.

Sigo pensando que de un voluntariado te llevas más de lo que dejas. Maravilloso Crecimiento Personal.

CONTACTO:

COMPÁRTELO !

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Quieres sumarte a Sharing Luck?

Deja un comentario