El voluntariado, autopista hacia la felicidad

Santiago Agüero

Si me preguntas con qué edad o cuándo comencé a realizar voluntariado, no sabría decirte exactamente porque creo que es un proceso: desde el conocimiento interior y llenarse uno mismo, hasta ese momento en el que casi es una obligación (por lo menos para mí), darse a los demás.

En ese proceso de conocimiento interior, en mi caso, tiene un gran valor la meditación. Una práctica que realizo desde mi juventud y pienso que es una de las bazas que me ha permitido y me permite caminar en la vida, pensando también en los demás.

Me llamo Santiago Agüero Muñoz (me conocen por “Santi”), fui religioso agustino recoleto (donde aprendí una forma de vida que ha repercutido en mi manera de proceder) y estudié Teología y Filosofía y Ciencias de la Educación. Soy profesor de ética empresarial y de mediación de conflictos en la Universidad y de religión católica en instituto de bachillerato. Y desde hace más de un año, soy Consejero del Consejo Escolar Andaluz.

Siempre he tenido esa inquietud de ayudar, mediante el voluntariado, a los demás. Pero fue especialmente en el Año 2000 (Año Internacional de la Paz) donde mi vida se orientó hacia un proyecto concreto: apostar por adolescentes (especialmente en grave riesgo de exclusión social) y jóvenes, para trabajar con ellos y educarles mediante la educación en una Cultura de Paz (Derechos Humanos, Libertad, Respeto, Democracia y Paz) e incentivarlos mediante la educación en los valores del deporte, la música y el voluntariado.

Ya son 20 años los que llevamos trabajando en esta línea y son miles los adolescentes y jóvenes que han pasado de alguna forma por nuestra labor. Pero dimos un paso más desde hace más de una década y ha sido pedir a estos jóvenes un compromiso social: voluntariado con los más cercanos, con su entorno, su barrio, su ciudad.

Por eso, fomento y practico el voluntariado en diversos ámbitos:

Con ancianos: en geriátricos. Procuramos compartir actividades lúdicas (bingo, karaoke, juegos de mesa…), así como acompañamiento y escucha activa. Y es una educación intergeneracional porque los adolescentes y jóvenes que vienen conmigo, aprenden, fomentan su autoestima y escuchan. La alegría de los abuelos y abuelas (incluso los que tienen alzhéimer que no reconocen pero que te asocian a algo bueno y te sonríen), las lágrimas en otros momentos; son sentimientos que te ayudan a cambiar tu visión de la vida con generosidad hacia los demás.

Con personas sin hogar: realizo voluntariado en centros para personas sin hogar. Con humildad y prudencia. Y lo realizamos en equipo (reitero que con jóvenes). A veces es solo estar, escuchar. Otras veces (las más) es llevarles alegría e incentivar que saquen fuera valores y virtudes que tienen, para compartir.

Donación de sangre y de médula: este ha sido otro compromiso personal y de los jóvenes que comparten mi labor. Y es otro voluntariado que exige un gran compromiso con y por los demás.

Voluntariado con adolescentes en grave riesgo de exclusión social: a través de los valores del deporte, de la música y del voluntariado con otros grupos sociales, se consigue un gran cambio en ellos.

Voluntariado online, en tiempos de pandemia: durante el tiempo de confinamiento, he desarrollado una labor de motivación con retos, actividades, propuestas para educación en el ocio y el tiempo libre para los adolescentes y sus familias. Y he llevado a cabo entrevistas con personas que son centros de interés y referentes para los jóvenes (Vicente del Bosque, Irene Villa, Joaquín Caparrós, Marc Bartra, Andy y Lucas, Maki y María Artés, Demarco, Antonio José, etc.)

Por supuesto que recomiendo a todo el mundo hacer voluntariado. No solo porque ayudas a otras personas, sino porque te estás ayudando a ti mismo a ser más feliz, más pleno y a ser una persona íntegra.

Creo tanto en la labor educativa del voluntariado, que, desde mi posición, abogo porque el voluntariado entre dentro del horario lectivo del alumnado de 4º de la ESO y bachillerato. La labor educativa se enriquecería mucho y, además, ayudaría a la formación de personas con carácter empático y solidario con la sociedad.

CONTACTO:

Instagram: @el_santi_aguero
Facebook: Santiago Agüero Muñoz.
Linkedln: Santiago Agüero Muñoz.
Twitter: @santiagoaguero.
Webwww.escuelaculturadepaz.org

¿Quieres sumarte a Sharing Luck?

Deja un comentario