Meraki Bay tiene como objetivo diario es transformar la comunidad a través de la propia comunidad, es decir, a través de la formación profesional, responsabilizar a líderes locales del desarrollo de cada una de las partes de un mismo proyecto, con su debido seguimiento y apoyo en las circunstancias que se vayan dando.

Meraki, haciendo las cosas con creatividad y amor, desde el alma

¿Quiénes sois? ¿Cómo y dónde empezó?

Somos Meraki Bay, una ONG valenciana que nace de la iniciativa de Ignacio Alonso y Carlos Andrés con el apoyo de la compañía Growpro Experience, la cual les permitió embarcarse en un viaje a Sudáfrica en octubre de 2017. Después de un año, y gracias al apoyo de casi cien voluntariados llegados durante el verano de 2018, ha sido posible constituir esta asociación. Pero, ¿cómo nacemos?

Ignacio y Carlos viajaron a Sudáfrica en octubre de 2017 y nada más llegar lo primero que les llamó la atención fue la enorme desigualdad existente entre la clase dominante, generalmente blanca, y la mayoría negra y mestiza. Después de un par de meses observando y buscando un proyecto en el que participar, conocen a Fidel Meter y Peter Parker, dos sudafricanos de Hangberg.

¿Con qué objetivo se creó esta iniciativa?

Hangberg es una favela situada en Hout Bay y en ella Fidel y Peter llevan a cabo Harvest Youth Center, un proyecto destinado a sacar a los niños de las calles a través del deporte y la música para alejarles de las drogas, el alcohol o la violencia de su comunidad. Tras conocer su proyecto, comienza a gestarse Hout Bay Project.

En junio de 2018 llegan los primeros voluntarios y, tras ver que las clases de apoyo en el colegio no están dando resultados, entre todos decidimos ponernos a trabajar en pequeños proyectos para mejorar la vida en Hangberg; mientras, Ignacio, Carlos y otros voluntarios se dedican a investigar cuáles son los principales problemas de la comunidad y cómo se pueden solucionar.

Hout Bay Project comienza a despegar y Houties es la solución a uno de los mayores problemas. Es el primer grupo juvenil de Hangberg y nos reunimos después del colegio con los niños y niñas para evitar que los pequeños de la comunidad estén en la calle. Sin embargo, no es el único proyecto, otros  están destinados a fomentar la economía local a través de apoyo a los emprendedores o a lograr el empoderamiento de la mujer.

¿Qué valores os impulsan?

Somos un modelo alternativo de interacción adaptado al mundo contemporáneo. Utilizamos la educación no formal para transformar la sociedad y cambiar el mundo. Somos un conjunto de proyectos que rompe por completo el paradigma educativo actual. Pertenecemos a ese sector de la población inquieta, que no está conforme con las cosas y hace por cambiarlas.

¿Con qué colectivo trabajáis?

Nuestro objetivo diario es transformar la comunidad a través de la propia comunidad, es decir, a través de la formación profesional, responsabilizar a líderes locales del desarrollo de cada una de las partes de un mismo proyecto, con su debido seguimiento y apoyo en las circunstancias que se vayan dando.

Nuestro “hilo conductor” hace referencia al impacto que queremos causar. La comunidad necesita role models, es aquí donde nace nuestra visión global de tocar a todas las partes de Hangberg: infancia, adolescencia, mujeres (jóvenes/adultas/ ancianas) y emprendedores locales.

Nuestro fin es conseguir proyectos cíclicos sostenibles, es decir, si en un futuro se desarrollan por la comunidad local de manera autónoma, varían según las necesidades de cada momento y crecen siendo los antiguos componentes los siguientes líderes de proyecto, nosotros, ya no haremos falta. Ese es el objetivo final.

Nuestros medios son las personas que nos ayudan a hacer posible cada uno de los momentos en cada una de las actividades, en cada una de las temáticas, en cada uno de los diferentes proyectos por los cuales agradecemos el compromiso de coaches, participantes, voluntarios, sponsors, donantes y personas físicas que, indirectamente, también lo hacen posible.

¿Qué ofrecéis? ¿Qué tipo de proyectos?

Desarrollamos educación, empoderamiento femenino, emprendimiento juvenil, ecología y sinergias con diferentes ONGs del mundo. Nuestros objetivos son:

  1. Desarrollo de todo tipo de programas de cooperación al desarrollo y ayuda humanitaria atendiendo a necesidades educativas, sanitarias, desarrollo comunitario y desarrollo económico. Queremos ayudar a la integración de niños y adolescentes en la sociedad futura, tanto aquí como en otros países.
  2. Fomento del emprendimiento y de la motivación en comunidades en riesgo de exclusión social.
  3. Colaboración con asociaciones o entidades similares a la nuestra.
  4. Desarrollo de programas de voluntariado local e internacional, tanto individual como en grupo, basados en el entendimiento cultural y que trabajen desde la cultura de la colaboración y el crecimiento conjunto poniendo especial énfasis en la inclusión de jóvenes con pocas oportunidades.
  5. Fomento de la formación de los socios y simpatizantes en el entendimiento de la cultura de cada país.

¿Tenéis proyectos en activo?

Actualmente tenemos en activo el Hot Bay project (comentado anteriormente) y Las Zapas Limpias, proyecto educo-sanitario que nace de la necesidad de actuar como freno para defender del COViD19 África Central de su propagación como pandemia a través de financiación para material sanitario y educativo, charlas sobre higiene y prevención de contagio, apoyo a instituciones gubernamentales y soporte de refuerzo para el sector turístico- social.

¿Qué necesitáis de los voluntarios y cuál podría ser su función dentro de la organización?

Ser un “voluntario meraki” es algo más que una experiencia social. Buscamos perfiles proactivos que quieran cambiar el mundo. Mentes creativas que implanten un modelo propio. Alternativos que busquen un tipo de interacción adaptada al mundo contemporáneo. Que utilicen la educación no formal para transformar la sociedad. Buscamos personas, seres humanos que rompan por completo el paradigma educativo actual. Que pertenezcan a ese sector de la población inquieto, que no está conforme con las cosas y hace por cambiarlas.

Tu voluntariado se dividirá en tres partes dentro de una línea temporal:

Primera etapa (3/4 días):

Pasarás como mero periodista por todos y cada uno de nuestros proyectos empapándote de nuestra metodología, elaborando feedbacks constructivos y aprendiendo a través de la observación de nuestra cultura y pelaje.

Segunda etapa (1 semana):

Escogerás el proyecto que sea más acorde a tu perfil y dedicarás la mayor parte de tu tiempo a desarrollarlo. Entrenarás al coach local en todo aquello que tú le puedas aportar y le brindarás el liderazgo para que sea él quien ejecute lo que en equipo habéis creado. No volarás tú, volará él gracias a tus alas.

Tercera etapa (Resto del voluntariado):

Crearás tu propio proyecto. Buscarás algo que no tengamos, que nos haga falta y que tú sepas implantar. Escogerás una persona local capaz. Desarrollaréis juntos el nuevo proyecto desde cero, poquito a poco, pensando a futuro en ofrecer un puesto laboral a una persona local. Buscaréis un espacio, un horario, una compañía local que pueda financiar el material necesario, un pequeño salario para la persona local, un mantenimiento a futuro buscando la viabilidad para que, cuando te hayas ido, alguien pueda seguir viviendo gracias a tu iniciativa.

No pienses a lo grande. Ejemplos de esto han sido proyecto dental, formaciones en Yoga, Clinics de Goalkeepers, Marketing para negocios locales, gasificación del reciclaje, etc.

Si quisiera colaborar con vosotros, ¿cómo puedo hacerlo?

Para colaborar con nosotros puedes aplicar al voluntariado, organizar eventos en nombre de la entidad, unirte al equipo de trabajo y hacerte donante.

Contacto

Email:  Info@merakibay.org

Instagram: meraki.bay

Facebook: MerakiBay

Tlf/Whatsapp: +34 657537509 (Borja Cortés Director projectos)

Web: www.merakibay.org

¿Quieres sumarte a Sharing Luck?

Deja un comentario