REFLEXIONANDO- 01. Traspasando Fronteras Internas

“En muchas ocasiones nos guardamos para nosotros mismos experiencias que hemos vivido y no sabemos que, compartiéndolas, podríamos influir positivamente en otras personas”.

Sharing Luck

Hace ya algo más de cinco meses desde el nacimiento de Sharing Luck, una iniciativa que nació con el propósito de crear un espacio donde compartir y difundir experiencias o proyectos que hagan de esta sociedad un sitio mejor, animando y llegando a personas que tengan esa inquietud en darse a los demás. Después de este tiempo, y con el objetivo de dar a conocer nuestro proyecto, hemos conocido a muchas personas, ratitos en los que hemos compartido opiniones, experiencias y pareceres y que, ¡sorpresa!, en numerosas ocasiones nos hemos topado con una realidad:

Hay personas a las que les cuesta compartir sus experiencias de voluntariado

Pero… no hablamos de compartir con un hermano, un grupo de amigos, la familia… que en ocasiones también nos puede “dar cosilla” o simplemente no se da el momento. Cuesta compartir experiencias de voluntariado en conferencias, en blogs, en redes sociales…un compartir de forma masiva, abierta y a un público que quizás ni conocemos.

Este modo de compartir es también menos común, “menos natural” que una charleta con amigos cuando has recién llegado de una experiencia en la que has sido voluntario, y que solo la necesidad interior de uno mismo hace querer compartir y buscar ese “lugar” donde poder contar su historia. 

Y es curioso… ¿Por qué tanto apuro/vergüenza/cosa compartir una experiencia así? ¿Es acaso algo de lo que avergonzarse o de lo que me pueda arrepentir? ¿Qué miedo existe detrás del no querer dar a conocer historias maravillosas?

Una experiencia de voluntariado normalmente es algo íntimo, algo personal que custodiamos con cariño dado que nos estamos dando a los demás. Esto hace que el compartirla al público sea algo que nos de miedo o que sintamos innecesario. 

Creemos firmemente en aquello de “No dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace la derecha”. Hay ocasiones en las que un acto de buena voluntad cobra todo su sentido cuando nos la quedamos para nosotros, cuando no se comparte. Esta actitud muestra una humildad admirable, sin embargo, cuando nos damos cuenta de que compartiendo esa experiencia somos capaces de provocar un cambio positivo en alguien, aunque sea minúsculo, es cuando realmente nos debe de cambiar la perspectiva.

Nos encontramos personas que se sienten identificadas con la iniciativa de Sharing Luck, personas que han compartido su suerte pero que no desean hacer pública esas maravillosas experiencias. Esta reticencia que nos encontramos al final tiene como origen, en la mayoría de los casos, dos pensamientos muy comunes:

  • Me voy a abrir al mundo compartiendo algo íntimo, se van a pensar que lo hago por labrarme una imágen pública positiva, y no porque realmente lo siento
  • Compartir mi experiencia supone una responsabilidad. No puedo cometer fallos en mi vida diaria para que mi experiencia sea considerada como verdadera
Claramente detrás de ambas actitudes está lo mismo, el miedo a ser juzgado.Tendemos a juzgar la vida de los demás, sin conocer lo que realmente hay detrás de cada persona y al final vivimos cohibidos.

Y llegados a este punto, ¿por qué no pensar en lo que realmente hay detrás de estas experiencias? Pensemos en el fin, en el para qué de realizar voluntariado, de ayudar, de compartir de la manera que sea; con personas, con el medioambiente… olvidémonos por un momento de lo que van a pensar los demás. Todo lo que conseguimos con nuestra ayuda es ya motivo suficiente para hablar y compartir nuestras experiencias. 

¿Merece o no la pena romper estas barreras?

¡DEJA TU COMENTARIO Y CUÉNTANOS QUE PIENSAS!

Autores

Helena Díez

Helena Díez

Coach especializada desarrollo personal y experta en inteligencia emocional

1 comentario en “REFLEXIONANDO- 01. Traspasando Fronteras Internas”

  1. Debemos romper esas barreras. Hay que dejar a un lado el qué diran y centrarse en lo que conseguirás… Si una sola persona hace voluntariado gracias a ti, habrás conseguido cambiar un poquito más el mundo 😊

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: